Paralizar embargos con la Ley de Segunda Oportunidad

Cuando una deuda no se salda, es posible que el acreedor inicie un requerimiento de embargo para garantizar el pago de la deuda. Sin embargo, muchas personas no saben que el embargo se puede parar por el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad.

Por ello, en este artículo te contamos con todo detalle qué es un embargo y cómo funciona, cuatro formas de frenarlo, si se para automáticamente cuando se inicia el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad, cómo funciona este procedimiento y cuáles son los requisitos que debes cumplir para acogerte a él. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es un embargo y cómo funciona?

En España, el embargo es una medida legal mediante la cual se retiene o se pone bajo custodia judicial una parte de los bienes o ingresos de una persona o entidad para asegurar el cumplimiento de una obligación financiera, como el pago de una deuda. Además, el proceso de embargo está regulado por la Ley de Enjuiciamiento Civil.

El procedimiento de embargo en España generalmente sigue estos pasos:

  • Requerimiento de pago: el acreedor debe haber intentado previamente el cobro de la deuda de forma extrajudicial, enviando un requerimiento de pago al deudor, que puede ser realizado por el propio acreedor o a través de un procedimiento de reclamación de deudas.
  • Inicio del proceso de embargo: si el deudor no cumple con el pago requerido dentro del plazo establecido en el requerimiento, el acreedor puede iniciar un proceso judicial presentando una demanda.
  • Auto de embargo: una vez admitida a trámite la demanda y si el juzgado le da la razón al acreedor, se podrá solicitar la ejecución y el juez puede dictar un auto de embargo, en el cual se ordena la retención de ciertos bienes o ingresos del deudor como garantía del pago de la deuda, como bienes muebles, cuentas bancarias, salarios, pensiones u otros activos del deudor.
  • Notificación al deudor: el auto de embargo debe ser notificado al deudor para que este tenga conocimiento de la medida adoptada por el juzgado. El deudor tiene derecho a impugnar el embargo presentando los recursos correspondientes ante el juzgado.
  • Ejecución del embargo: después de que el embargo haya sido notificado al deudor y no se han presentado recursos o estos han sido desestimados, se procede a la ejecución del embargo. Esto supone la retención o bloqueo de los bienes o ingresos embargados, los cuales quedan bajo custodia judicial hasta que se resuelva la deuda o se cumpla con las condiciones establecidas por el juzgado.

Formas de parar un embargo

Una vez sabes lo que es exactamente un embargo y el proceso que sigue, veamos qué opciones tienes para parar un embargo:

  • Pagar la deuda: es la forma más directa y efectiva de detener un embargo. Una vez que el deudor realiza el pago, el acreedor debe suspender el proceso de embargo y levantar las medidas cautelares sobre los bienes embargados.
  • Llegar a un acuerdo con la entidad que reclama la deuda: en algunos casos, el deudor puede negociar un acuerdo de pago con el acreedor para resolver la deuda de manera amistosa, como el pago de la deuda en cuotas, la reducción de la cantidad total adeudada o la renegociación de los términos del contrato original. Si se llega a un acuerdo, el acreedor puede detener el proceso de embargo o levantar las medidas cautelares sobre los bienes embargados.
  • Oponerse al juicio monitorio: si la reclamación de la deuda se inició a través de un juicio monitorio, el deudor puede oponerse a la reclamación presentando una oposición ante el juzgado dentro del plazo establecido de 20 días. En la oposición, el deudor puede impugnar la existencia de la deuda, alegar la prescripción de la misma o presentar cualquier otra defensa legal válida. Si el juez admite la oposición, el proceso continuará con los trámites legales sin que se produzca embargo alguno.
  • Notificar que estás dentro del proceso de Segunda Oportunidad: en el caso de que el deudor se encuentre en una situación de sobreendeudamiento y ha iniciado el proceso de Segunda Oportunidad conforme a la legislación española, puede notificar al juzgado que está dentro de dicho proceso. La Ley de Segunda Oportunidad proporciona un mecanismo legal para que las personas sobreendeudadas puedan liberarse de sus deudas y obtener un nuevo comienzo financiero. Una vez que el juzgado recibe la notificación, se suspenden temporalmente todas las medidas de ejecución, incluidos los embargos, mientras se tramita el procedimiento de Segunda Oportunidad. Sin embargo, es importante seguir todas las formalidades y requisitos legales establecidos por la ley para garantizar la protección adecuada durante este proceso.

Como cada caso es diferente, nuestra recomendación es que te recibas asesoramiento legal y te pongas en manos de un abogado especializado que tenga mucha experiencia con este tipo de casos. Los profesionales podrán evaluar las mejores estrategias para detener el embargo y llegar a la mejor solución para esta situación.

¿El embargo se paraliza cuando se inicia el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad?

Como hemos mencionado en el apartado anterior, cuando se inicia el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad, efectivamente se establece una paralización de los procedimientos de ejecución y embargo que afecten al deudor. La Ley de Segunda Oportunidad establece un mecanismo legal para que las personas físicas y empresarios insolventes puedan liberarse de sus deudas y conseguir empezar de cero desde el punto de vista financiero.

Cuando un deudor inicia el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad, se produce una suspensión automática de las ejecuciones judiciales y extrajudiciales, así como de los embargos que estén en curso o se inicien durante el procedimiento. Esta suspensión tiene como finalidad proteger al deudor mientras se tramita el proceso de acuerdo con lo establecido en la Ley de Segunda Oportunidad.

Además, es importante destacar que, para beneficiarse de la protección ofrecida por la Ley de Segunda Oportunidad, el deudor debe cumplir con ciertos requisitos y seguir los procedimientos establecidos por la ley, que te explicamos más abajo.

¿Cómo funciona el procedimiento para detener un embargo con la Ley de Segunda Oportunidad?

Estos son los pasos del procedimiento para detener un embargo con la Ley de Segunda Oportunidad:

  • Evaluación de la situación financiera: para determinar si cumple con los requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, como verificar si la persona física o empresario es insolvente y si ha intentado previamente llegar a acuerdos extrajudiciales con los acreedores.
  • Asesoramiento legal: es recomendable que el deudor busque asesoramiento legal especializado en materia de Ley de Segunda Oportunidad para entender sus derechos y las opciones que tiene disponibles. Así, un abogado con experiencia en esta área puede ayudar al deudor a preparar la documentación necesaria y a seguir los procedimientos adecuados.
  • Presentación de la solicitud ante el juzgado competente: una vez evaluada la situación y recopilada la documentación requerida, el deudor debe presentar una solicitud ante el juzgado competente para iniciar el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad. Esta solicitud debe incluir información detallada sobre la situación financiera del deudor, sus activos y sus deudas.
  • Suspensión de los procedimientos de ejecución y embargo: una vez admitida a trámite la solicitud, se produce una suspensión automática de los procedimientos de ejecución y embargo que afecten al deudor. Esta suspensión tiene como finalidad proteger al deudor mientras se tramita el procedimiento de acuerdo con lo establecido en la Ley de Segunda Oportunidad.
  • Negociación del acuerdo de pagos o liquidación: durante el procedimiento, el deudor puede negociar un acuerdo de pagos con los acreedores o, en su caso, proceder a la liquidación de sus activos conforme a lo establecido por la ley. El objetivo es llegar a una solución que permita satisfacer en la medida de lo posible las deudas pendientes y obtener la exoneración de las deudas insatisfechas.
  • Exoneración de las deudas: el juzgado puede conceder la exoneración de las deudas insatisfechas al deudor, lo que significa que el deudor queda liberado de la obligación de pagar las deudas que no haya podido satisfacer durante el procedimiento.

Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Para terminar, estos son los requisitos que debes cumplir para acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad y frenar el embargo:

  • No haber obtenido la exoneración del pasivo insatisfecho en los últimos diez años.
  • Haber actuado de buena fe en la obtención del acuerdo extrajudicial de pagos o en el cumplimiento del plan de pagos.
  • No haber cometido determinados delitos en los últimos 10 años.
  • No tener derivaciones de responsabilidad o, en todo caso, saldar las mismas.

En definitiva, ya sabes que sí es posible detener un embargo e iniciar el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad es una buena opción. Recuerda que, en el caso de que te encuentres en esa situación, nuestra recomendación es que busques a un abogado especializado para que encuentre la mejor solución.

Si necesitas unos abogados expertos en ley de segunda oportunidad contáctanos

Artículos relaccionados