¿Cómo afecta la Ley de Segunda Oportunidad a los autónomos?

La Ley de Segunda Oportunidad también protege a los autónomos, con la posibilidad de cancelar sus deudas ante diferentes acreedores. Por ello, en este artículo te contamos qué deudas puede exonerar la Ley de Segunda Oportunidad a los autónomos.

Además, también te revelamos hasta qué límite se pueden cancelar las deudas con la Seguridad Social, además de los requisitos para los autónomos para acogerse a esta ley y los pasos que deben seguir. ¡Sigue leyendo!

¿Qué deudas puede exonerar la Ley de Segunda Oportunidad a los autónomos?

La Ley de Segunda Oportunidad ofrece a los autónomos la posibilidad de liberarse de ciertas deudas que hayan contraído en el ejercicio de su actividad profesional. Estas son las más relevantes:

  • Préstamos bancarios: los autónomos suelen recurrir a préstamos bancarios para financiar sus actividades comerciales. Estos préstamos pueden ser tanto personales como empresariales. La Ley de Segunda Oportunidad puede exonerar a los autónomos de la responsabilidad de pagar estos préstamos si cumplen con los requisitos, como la demostración de insolvencia.
  • Deudas con proveedores: los autónomos suelen contraer deudas con proveedores por la compra de mercancías o servicios necesarios para su negocio. Estas deudas también pueden ser objeto de exoneración bajo la Ley de Segunda Oportunidad, siempre y cuando se cumplan los requisitos legales y se demuestre la imposibilidad de hacer frente a dichas deudas.
  • Deudas con la Seguridad Social: los freelancers están obligados a cotizar a la Seguridad Social para tener acceso a prestaciones como la jubilación, la incapacidad laboral o el subsidio por desempleo. Si un autónomo no puede hacer frente a sus obligaciones de cotización, puede acumular deudas con la Seguridad Social. Por supuesto, estas deudas también pueden ser objeto de exoneración bajo la Ley de Segunda Oportunidad, aunque existen ciertas limitaciones.
  • Deudas tributarias: los autónomos están sujetos al pago de impuestos, como el IVA, el IRPF y el impuesto de sociedades en el caso de empresas. Si un autónomo no puede cumplir con sus obligaciones tributarias y acumula deudas con Hacienda, estas deudas pueden ser incluidas en el proceso de exoneración previsto por la Ley de Segunda Oportunidad.

Además, es importante destacar que no todas las deudas de los autónomos pueden ser exoneradas mediante esta ley. Por ejemplo, las deudas derivadas de pensiones alimenticias, deudas por daños intencionados a terceros, las deudas derivadas de fraude fiscal o evasión de impuestos y las deudas por delitos cometidos con dolo no pueden ser objeto de exoneración.

Por último, para poder acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, como te contamos más abajo, los autónomos deben demostrar su situación de insolvencia actual o inminente. En este caso, podrán solicitar la exoneración de deudas mediante un procedimiento judicial que evaluará su situación financiera y determinará si cumplen con los requisitos establecidos por la ley.

¿Hasta qué límite pueden cancelar los autónomos las deudas con la Seguridad Social?

Los autónomos en España pueden cancelar sus deudas con la Seguridad Social gracias a la Ley de Segunda Oportunidad, la cual ofrece la posibilidad de exoneración de deudas cuando se cumplen ciertos requisitos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que existen límites en cuanto a la cantidad de las deudas que pueden ser canceladas.

Así, el Texto Refundido de la Ley Concursal establece que las deudas de naturaleza pública, como las deudas con la Seguridad Social, pueden ser canceladas en su totalidad si se cumplen las condiciones requeridas, pero se establece en la cuantía máxima de 10.000 euros. Esto significa que las deudas por debajo de este umbral pueden ser exoneradas en su totalidad, con un régimen automático para los primeros 5.000 €, mientras que las deudas que superen este límite no pueden ser canceladas mediante este mecanismo legal.

La legislación actual mantiene la posibilidad de exonerar deudas al concluir la liquidación, siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos, como el pago de créditos de privilegio general, así como los créditos contra la masa, necesarios para el funcionamiento de la empresa.

Como novedad, si los créditos anteriores no pueden ser satisfechos, el deudor puede aceptar un plan de pagos durante tres o cinco años para las deudas restantes. En este caso, el deudor podría quedar exonerado del resto de sus créditos, excepto los créditos públicos con el límite mencionado y por alimentos.

Y para obtener la liberación total de las deudas, el deudor debe cumplir con el plan de pagos durante tres o 22cinco años. Si durante este período oculta ingresos o bienes, o mejora significativamente su situación, los acreedores pueden solicitar la revocación de la exoneración.

Requisitos para que un autónomo pueda acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Para que un autónomo pueda acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad en España, debe cumplir con una serie de requisitos:

  • Demostrar insolvencia: debe demostrar su situación de insolvencia actual o inminente, es decir, que no puede hacer frente a sus deudas de manera regular. Esta insolvencia puede ser demostrada mediante la falta de liquidez para afrontar los pagos pendientes, la acumulación de deudas impagadas o la imposibilidad de obtener crédito para financiar su actividad.
  • Buena fe: debe actuar de buena fe en todo momento, lo que implica realizar todos los esfuerzos razonables para satisfacer sus deudas y colaborar activamente en la búsqueda de soluciones, como proporcionar información veraz y completa sobre su situación financiera y cooperar con el juez y los administradores concursales durante el proceso.
  • No haber sido condenado por delitos económicos: la Ley de Segunda Oportunidad establece que los autónomos que hayan sido condenados por delitos económicos, como fraude fiscal o malversación de fondos, no pueden acogerse a sus beneficios. Por tanto, es fundamental que el autónomo no tenga antecedentes penales relacionados con su actividad económica.

Pasos para que un autónomo acceda a la Ley de Segunda Oportunidad

Acceder a la Ley de Segunda Oportunidad en España implica seguir un proceso legal que consta de varios pasos. Estos son los pasos principales que debe seguir un autónomo para acogerse a esta ley:

  • Análisis de la situación económica: realizar un análisis exhaustivo de la situación financiera del autónomo. Para ello hay que evaluar la magnitud de las deudas, los ingresos y activos disponibles, así como cualquier otra circunstancia relevante que pueda afectar al proceso.
  • Solicitud de concurso de acreedores: el autónomo puede presentar una solicitud de concurso de acreedores ante el juzgado competente. Esta solicitud debe ir acompañada de la documentación requerida, que incluye información detallada sobre la situación financiera del deudor, la relación de acreedores y deudas y cualquier otro documento relevante.
  • Procedimiento judicial: cuando se haya presentado la solicitud de concurso de acreedores, se inicia un procedimiento judicial en el que el juez evaluará la situación financiera del autónomo y decidirá si cumple con los requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad. Durante este proceso, se pueden llevar a cabo diversas actuaciones, como la designación de un administrador concursal o la realización de un plan de pagos.
  • Resolución judicial: el juez dictará una resolución en la que se determinará si procede la exoneración de deudas del autónomo conforme a la Ley de Segunda Oportunidad. Si se cumplen los requisitos establecidos, el autónomo podrá obtener la cancelación de sus deudas y una segunda oportunidad para reemprender su actividad económica.

Documentación necesaria para que un autónomo se acoja a la Ley de Segunda Oportunidad

En cuanto a la documentación necesaria para que un autónomo se acoja a la Ley de Segunda Actividad, estos son los documentos que debe recopilar:

  • Informe detallado de la situación financiera del autónomo.
  • Relación de acreedores y deudas.
  • Documentación que respalde la insolvencia del autónomo.
  • Solicitud de concurso de acreedores.
  • Información sobre activos y bienes del autónomo.
  • Cualquier otra documentación que el juez requiera durante el proceso.

En definitiva, los autónomos deben tener claro que pueden acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad para cancelar sus deudas, siempre que cumplan con los requisitos que te hemos explicado en el artículo. En cualquier caso, nuestra recomendación es que te asesores con un experto que tenga mucha experiencia en deudas de autónomo para que te guíe con la mejor estrategia.

Si necesitas unos abogados expertos en ley de segunda oportunidad en Oviedo contáctanos

Artículos relaccionados